jueves, 23 de noviembre de 2017

Patatas a la Noruega

Este titulo me encontré en la carta de un restaurante, tenía tanta curiosidad que fue uno de los que pedí.
Me encanto.
Lo saboree hasta la saciedad con la intención de hacer una replica de él y tengo que decir que a mi parecer y sin saber la receta, lo he superado.
Además es un plato que resulta económico, se sale de lo habitual y está escandalosamente bueno.
Eso sí, tengo que decir que me apasiona el salmón, porque el ingrediente que le da ese toquecito tan especial, es precisamente el salmón, de ahí el titulo.
¡ Vamos que lo voy a repetir millones de veces !
¿ Te apetece acompañarme y lo preparamos juntos ?





Ingredientes:

800 gr de patatas
120 gr de salmón ahumado
Mantequilla
1 diente de ajo

Para la besamel:

20 gr de mantequilla
20 gr de harina
400 ml de leche
40 gr de queso mozarella
Una pizca de eneldo

Preparación:

1- Pelamos, lavamos, secamos y cortamos las patatas en rodajas, que sean finas, pero que no veamos a través de ellas ;)
2- Cogemos nuestra fuente, la mía mide, treinta de largo por veinte de ancho.
3- Con el diente de ajo, restregamos nuestra fuente, de seguido la untamos con mantequilla para que no se nos peguen las patatas.
4- Colocamos por la base de la fuente dos pisos de patatas y por encima de estos dos, pondremos una capa de salmón, cubrimos el salmón con el resto de las patatas, no nos olvidemos de salar las patatas en cada piso.


5- Reservamos y nos disponemos hacer la besamel.
6- Colocamos la mantequilla en un cazo o sartén y cuando esta se haya derretido, echamos la harina, la removemos, echamos poco a poco la leche sin dejar de remover, a medida que echamos leche vamos rectificando de sal, añadimos una pizca de eneldo y terminamos con el queso, removemos y habremos obtenido una besamel suave y cremosa.
7- Echamos nuestra besamel sobre la ultima capa de patatas, que cubra todo y al horno a 180 gr durante treinta minutos.
Te recomiendo que a los veinte minutos, pinches la patata a ver si ya está hecha o incluso antes, porque cada horno es diferente, aunque pongamos la misma temperatura.
En el momento que se traspase la patata, ya lo puedes retirar, si te fijas en la foto, a mi se me doró un poco la besamel, no dejes que se te dore, a no ser que le falte tiempo a la patata.
El punto exacto de este plato es cuando esté la patata, así mantiene su suavidad el salmón.
Si te gusta el gratinado, lo que puedes hacer es echar un pelin menos de leche y poner el queso por encima, eso a tu gusto.
Ummmm ya tengo ganas de volver a hincarle el diente
Gracias por visitar mi blog

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en esta página.
se agradecen los comentarios animadores y las criticas constructivas